Ni 65 horas, ni 48, ni 40. Por las treinta horas semanales

Próximamente asistiremos a otra de las retrógradas decisiones que desde la UE nos quieren imponer; la vuelta a la esclavitud con la jornada de las 65 horas.

La majadería de las 65 horas viene a dar continuidad a la “ofensiva” capitalista para conseguir aumentar los beneficios a costa de la vida de los trabajadores, prolongando la secuencia emprendida en anteriores reformas laborales que han supuesto el abaratamiento del despido, la precariedad de los contratos… y la actual situación depravante del sector laboral.

Con la aprobación de la Directiva, los trabajadores asistiríamos a la pérdida de uno de los mayores logros de la clase trabajadora a lo largo de su lucha sindical, lucha que culminó en 1919 con la consecución de la jornada de las 8 horas en la Huelga de la Canadiense.

Pero pasemos a ver las consecuencias tanto previsibles como no previsibles, directas como indirectas que nos afectarán al trabajar 65 horas semanales:

  • Pasaremos de trabajar de 8 horas a 13 horas diarias.
  • La libertad y la voluntariedad que se otorga al trabajador para decidir si trabajar 5 horas más al día, es sólo teórica, ya que, al suprimirse este aspecto de la negociación colectiva y dejarlo al arbitrio de un pacto individual, se aboca a los trabajadores a asumir en la práctica cualquier exigencia del empresario, como suele pasar hoy día con las horas extras.
  • Las jornadas laborales excesivas incrementan el riesgo de accidentes laborales y enfermedades, por tanto la disminución de la salud a largo plazo.
  • Mayor dificultad a la hora de conciliar la vida laboral con la familiar. Nuestras vidas girarán entorno al trabajo, se reducirán únicamente al trabajo.
  • Esta Directiva tiene como única finalidad el incrementar los beneficios de las empresas a costa del sudor y la sangre de los trabajadores.

En estos momentos convulsos y confusos, donde nada es lo que parece y existe en la sociedad el lenguaje del desorden, la única respuesta creíble es la que desde hace cien años mantiene la CNT, la que más duramente luchó por la instauración de la jornada de 8 horas en un principio, logrando incluso reducirla a 30 horas semanales en infinidad de sectores.

La aprobación de la Directiva te afectará más tarde o más temprano. CNT te llama a integrarte en una organización obrera en donde todos somos trabajadores, donde las decisiones se toman en conjunto y eres dueño de tu destino.

CNT de Ciudad Real