Nada va ser a lo mismo, nunca más

CNT-AIT de Francia

Texto de los Movimientos para la generalización de la revuelta popular en Grecia

NADA ...

En la mañana del 6 de diciembre, a las 9 hs, un hombre de la policía antidisturbios, tomo posición y disparo matando a un chico de 15 años, en el barrio de Exarchia, Atenas. Este asesinato no se trata de un hecho aislado que la violencia policial ejerce. En la mañana del mismo día, un grupo de inmigrantes que estaban esperando la solicitud de asilo en la estación de policía de la avenida Petrou Rally, fueron atacados por la policía. Como resultado, un pakistaní sufrió una herida que le causo un trauma cerebral y estuvo luchando por su vida desde ese momento en la sala de cuidados intensivos del Hospital Evangelismos.Estos son solo dos de los tantos casos similares de estos últimos años.

La bala que atravesó el corazón de Alexis no fue aleatoria, fue directamente hacia su cuerpo: el de un chico “indócil”. Esta fue una decisión del Estado que violentamente impuso la sumisión y el orden a los medios y movimientos que se resisten a sus decisiones. Una decisión que supone una amenaza para todos los que quieren resistir las nuevas disposiciones tomadas por los patrones, los jefes de seguridad, salud pública, educación, etc.: Los que trabajan se han agotado para ganar una mísera paga mensual de 600 euros. Están trabajando hasta el agotamiento cada vez que el jefe necesita, de acuerdo a realizar horas extraordinarias no remuneradas y en ser despedidos cuando las empresas están "en crisis". Y finalmente, deben ser muertos en el trabajo cada vez que la intensificación de la producción exige, como los trabajadores portuarios que murieron en los astilleros de Perama, hace cinco meses. Si es un inmigrante, y se atreve a exigir unos euros más, se enfrentarán a una golpiz! a y una vida de terror, al igual que los trabajadores agricultores de ambos sexos en los invernaderos de fresa, de Nea Manolada en el Peloponeso occidental.

...VA SER A LO MISMO, ...

Los estudiantes deben pasar su tiempo en habitaciones patéticas y pagar la matrícula para "prepararse" de forma generalizada en los exámenes anuales. Niños y adolescentes se olvidan de jugar con otros niños en la calle y sentirse despreocupados, absorbiendo a la realidad de los programas de televisión y juegos, ya que los espacios públicos se han transformado en centros comerciales o porque los niños no tienen suficiente tiempo libre para jugar.

Más tarde, como estudiante universitario con conocimientos científicos adquiridos, ya que eso es lo natural, descubre que la supuesta evolución hacia el éxito, está orientada a satisfacer las necesidades de los jefes. En cuanto a los estudiantes universitarios, los que siguen este proceso natural de "evolución" para el éxito, se enteran de lo que los llamados "científicos" están realmente dirigidos a satisfacer las necesidades de los usuarios. Un estudiante debe conseguir adaptarse al nuevo plan de estudios y obtener el mayor número de "certificados" como sea posible para finalmente ser recompensados por la obtención de un diploma que es un poco más que un rollo de papel higiénico, pero menos útil que él. Un punto que no consigue más que un sueldo mensual de 700 euros, a menudo sin el derecho al seguro social o la cobertura medica.

Todo esto tiene lugar en medio de una loca danza de millones de billetes entre las empresas y los dopados sacerdotales de atletas olímpicos a quienes se les paga para "glorificar a la patria". El dinero termina en los bolsillos de los ricos y poderosos. Macetas-de-vinsont pagadas a "los muchachos" y a los periodistas que participan en la corrupción, se trata de cubrir los escándalos con la participación del gobierno.Mientras decenas de personas mueren en incendios -a causa del capital- transformando esas zonas en lugares de interés turístico y los trabajadores mueren en las obras de construcción, en las calles y sus muertes se clasifican como simples "accidentes”. Si bien el Estado distribuye el capital a los bancos para ayudar a ellos, nos entierra en un mar de deudas por préstamos y aumentan los impuestos directos para todos los trabajadores. La estupidez de las estrellas de televisión de ser rico, es evangelio para un número creciente de explotación y explotados.

La bala que atravesó el corazón de Alexis, fue una bala al corazón de la explotación y la represión de una parte importante de esta sociedad que sabe que no tiene nada que perder aparte de la ilusión de que las cosas podrían mejorar.

Los acontecimientos que siguieron al asesinato de Alexis han demostrado que una gran parte de los explotados y oprimidos se han hundido en este pantano en el cuello. Este pantano desbordado y amenaza con ahogar a los jefes y los políticos, los partidos políticos y las instituciones estatales.

Es hora de limpiar este repugnante mundo basado en la explotación del hombre por el hombre y el poder de unos pocos sobre la mayoría. Nuestros corazones están llenos de confianza, mientras que los jefes tiemblan de miedo. La destrucción de los templos de consumo, la reapropiación de los bienes, el "saqueo" de todas las cosas que nos han sido robadas, mientras nos bombardean con anuncios publicitarios, es la profunda realización de que esta riqueza es nuestra -de todos-, porque nosotros lo producimos. "Nosotros" en este caso, se entiende como todos los trabajadores en su conjunto. Esta riqueza no pertenece a los propietarios de las tiendas, o los banqueros, esta riqueza es de nuestra sangre y de nuestro sudor. Es hora de que volemos como nuestros jefes todos los días. Caemos enfermos si no somos jubilados. Nosotros nos sostenemos con nuestros compañeros y ni siquiera tenemos la fuerza para cumplir con un par de amigos, una noche de fin de semana. Nos hunden en la soledad y el aburrimiento cada domingo por la tarde, y tenemos la sensación de asfixia cada lunes por la mañana.

Explotados y oprimidos, los griegos o los inmigrantes, trabajadores, desempleados o estudiantes, ahora estamos tomando una posición frente al falso dilema planteado por los medios de comunicación y el Estado: ¿Estamos con “los encapuchados” o estamos con los propietarios de las tiendas? Este dilema es sólo es un señuelo. Porque el verdadero dilema que los medios de comunicación no plantearán es: ¿Usted esta con los empresarios o los trabajadores? ¿Para el Estado o la rebelión? Y esa es razón por la cual los periodistas difaman el movimiento, para denunciarlos como "encapuchados", "saqueadores" y así sucesivamente. Quieren sembrar el miedo entre los oprimidos por una sencilla razón: la revuelta hace que su posición y la de sus clientes sea muy precaria.

La revuelta se dirige a la realidad que crean, lucha contra la sensación de que "todo está bien", lucha contra toda separación entre una "rebelión sentimental y justa" y la llamada “extremista". Y, por último, se opone a cualquier distinción entre los "forajidos" y los manifestantes pacíficos.

Frente a este dilema, tenemos una respuesta: estamos a favor de los “Encapuchados”. Somos los “Encapuchado”. Porque no queremos ocultar nuestra cara, sino porque nosotros mismos queremos hacernos visibles. Existimos. No usamos capuchas por amor a la destrucción, sino para la voluntad de tomar nuestra vida en nuestras manos. Para construir sobre la tumba de los productos básicos y las competencias una sociedad diferente.Una sociedad en la que todos juntos vamos a orientar nuestras fortunas y donde nuestras necesidades y deseos estarán en nuestras manos, y no en las de cada diputado, alcalde, jefe, sacerdote o policía. La esperanza de esta vida se puso de nuevo sobre la mesa por las barricadas que se han creado en todas partes en Grecia y en la solidaridad en el extranjero. Todavía tenemos que hacer de esta esperanza una realidad. Esta vida que queremos está siendo probada por las asambleas celebradas en edificios municipales, en las plazas, en la sede de los sindicatos y universidades, en los edificios ocupados en Atenas y en otras partes de Grecia. Reuniones donde las personas pueden expresar libremente sus opiniones y discutir las formas de acción colectiva, sobre la base de sus deseos y necesidades. El sueño de esta nueva vida empezó a tomar forma.

... NUNCA MAS.

¿Lo que queda por hacer para ver realidad este sueño?

Debemos organizar en nuestros ritmos de estudio, trabajo y vivienda. En nuestros lugares de trabajo hablamos de nuestros problemas cotidianos y creamos núcleos de resistencia contra el terror de los jefes. En nuestras escuelas contribuimos y brindamos apoyo en sus actividades profesionales, creamos grupos de contra información, organizamos conferencias y talleres, consultamos conocimientos soberanos, y producimos nuevos conocimientos orientados a nuestras necesidades y no a las del capital. En los barrios y bloques de viviendas hablamos con nuestros vecinos, y creamos comités y reuniones, compartimos conocimientos y discusiones, para decidir acciones colectivamente.

Tomamos parte en marchas y protestas, esperamos que los demás, rompan el miedo que se propaga por el Estado, ayudamos a los alumnos que ahora se llevan la peor parte del ataque del Estado. Permanecemos en solidaridad con los detenidos en la revuelta, tanto griegos como inmigrantes, en Grecia y en el extranjero, la mayoría de los cuales ahora están procesados con cada truco jurídico en el arsenal de leyes de lucha contra el terrorismo porque se opusieron a los dictados del Estado.

Todo empieza ahora.

Todo es posible.

¡Movimientos para la generalización de la revuelta!

(Traducido por: Sociedad de Resistencia y Oficios Varios de San Martin, Argentina -FORA-AIT)