CONTRA LAS MULTAS POLITICAS A LA CNT

Noticia tomada de CNT Salamanca (30 nov 08)

Parece ser que el ayuntamiento en Salamanca también está sintiendo la crisis (En realidad no. El alcalde sigue teniendo un sueldo digno de toda una plantilla en una fábrica cualquiera)

Por eso de la crisis parece ser que su afán recaudatorio va en aumento, aunque ya lo iba antes, pero como ahora cuando nos jode a la clase dirigente se llama crisis, pues nos unimos a la moda. El caso es que las políticas que va mostrando en su afán recaudatorio contra los ciudadanos e instituciones que utilizan su derecho a la Libertad de Expresión(tipificando el uso de este derecho fundamental en muchas ocasiones como conducta antisocial sancionable),con su nueva ordenanza, que siempre se aplica a las instituciones que no le gustan al señor alcalde. Aunque por otro lado, perdona y perdona deudas millonarias a las constructoras(si es la misma persona la que se encarga de tramitar ambos tipos de expedientes, que se lo haga ver por el mismo psiquiatra que tipificó el repartir octavillas como conducta antisocial).

Otra teoría, quizá más descabellada que la locura de algún politicastro o de su lacayo, capital de la cultura y bla bla bla, es que al ayuntamiento (que no es que no le interese el dinero), se dedica a cobrar de las constructoras que aflojen la gallina de tapadillo, y a callar, perdonen por la expresión, la puta boca a quien no les interesa que la abra, en este caso intentando ahogarles económicamente, pensando que a una institución como la CNT, que ha vivido dos dictaduras en la clandestinidad (y ha combatido contra ellas) y ha sufrido la represión de una república antiobrera, se va a achantar porque un señor con bigote (qué recuerdos) quiera.

Salamanca apesta a dictadura, pero los anarcosindicalistas no se callan, sino que gritan más alto ante sus multas políticas (¿desde cuándo callar las disidencias a toda costa es sinónimo de una cultura Europea, que supuestamente bebe de la Ilustración?), igual que ante la cárcel o el exilio. Y es que las multas que esta imponiendo el Ayuntamiento son de carácter político. Sólo se impide la colocación de cierto tipo de carteles, y sólo se sanciona a cierto tipo de infractores (vaya mierda de ley).

En Zamora, también somos conocedores/as desde hace bastantes años, de la afición de los ciudadanos con "uniforme" de multarnos por ejercer nuestro derecho a la libertad de expresión en las calles, y es que como en la dictadura interesan muros blancos y sin mensaje.