¡Toma las Calles, Movilízate!


Desde el sindicato CNT de Zamora se hace un llamamiento a la movilización y a la ocupación de las calles y las plazas en nuestra provincia, en todo el país y en el mundo entero, para secundar las manifestaciones y reivindicaciones del Movimiento 15 M en el aniversario de su activación.


Consideramos imprescindible la resistencia de la clase trabajadora ante la oleada de ataques indiscriminados hacia los derechos más básicos en todos los ámbitos de nuestra vida. En este sentido, creemos que es un deber y una responsabilidad social la lucha y la contestación diaria mediante la Acción coordinada y contundente ante la magnitud de los atentados sufridos desde las esferas estatales y los emporios económicos del sistema capitalista, el cual ha llegado a un punto de criminalidad y barbarie tal, que sólo cabe la respuesta directa mediante la Unión y el activismo social de tod@s los trabajadores y ciudadanos.

Sabemos que el grado de concienciación e implicación entre los ciudadanos de a pie no es todavía el deseable pero sí que hemos asistido expectantes en este primer cuarto de S. XXI a un resurgimiento de la capacidad e inquietud ciudadana por hacer valer sus derechos, ante las últimas y progresivas medidas tomadas desde las cúpulas estatales y los poderes económicos establecidos, ya que la mayoría de los trabajadores han podido sufrir ya en sus carnes la amenaza real de las injusticias que le acechan, mediante el considerable retroceso en los derechos conquistados y mantenidos hasta el momento. Por eso, porque es el momento de actuar de forma decidida y sin contemplaciones, todos y cada uno de nosotros podemos hacer algo para revertir esta situación, apoyando y participando en todas y cada una de las movilizaciones y actuaciones que se puedan llevar a cabo en nuestro ámbito más cercano, conjugando una lucha coordinada y organizada desde nuestro entorno local hasta un espacio global donde confluyan todos nuestros intereses comunes.

Ya no hay excusas que valgan, ahora es el momento y el lugar y tenemos los medios para combatir esta situación hasta hacer retroceder a los mandatarios y poderes que quieren imponer unas condiciones laborales y sociales que perpetuán la esclavitud, mediante una explotación y precariedad de tal calibre que condena a la miseria a la mayor parte de la población.

Aquí el único problema son los poderes establecidos que son quienes ostentan de manera ilegítima las riquezas usurpadas a la clase trabajadora y unos privilegios que tratan de mantener a toda costa, con la excusa de una supuesta crisis económica que sólo su sistema capitalista criminal ha creado, para impedir la redistribución de la riqueza y el aprovechamiento sostenible de los recursos. Es la clase trabajadora quien produce esa riqueza y son los capitalistas quienes se aprovechan de ello para capitalizar mediante la usura ingentes beneficios económicos, manteniendo entre sus burocracias a parásitos que impiden el desarrollo de la humanidad.


Unión y Organización  = Poder Popular

Ya es hora de cambiar el rumbo, ya es hora de avanzar hacia una progresiva apropiación de las herramientas de nuestro trabajo y del destino de nuestras vidas; es la hora de mostrar el Poder Popular que atesora un Pueblo Unido y Organizado. Estas movilizaciones tienen que suponer un punto de partida sin retorno hacia la emancipación continua, tomando el pulso a la lucha mediante el activismo y la militancia que nos permita ir consiguiendo objetivos hasta lograr detener la oleada de recortes de derechos que nos están imponiendo e ir ganando el terreno suficiente hasta volver a conquistar los derechos sociales adquiridos durante años de lucha, para poder avanzar hacia un sistema de igualdad, libertad y justicia social.

Con todas nuestras diferencias actuales y los diferentes enfoques de nuestras luchas y objetivos, creemos que es el momento en que todos y cada uno de nosotros tenemos una serie de objetivos estructurales comunes a corto plazo, por lo que es la hora de la Unión entre todas las sensibilidades, para converger hacia un proyecto conjunto hasta donde nuestros objetivos coincidan, ya que mediante un buen ejercicio de responsabilidad y de voluntad, es factible un consenso lo más amplio posible para encauzar metas prioritarias que contemplen un verdadero apoderamiento de estructuras de poder popular mediante las asambleas y órganos de decisión horizontales que vayan gestando un contrapoder de tal magnitud que llegue a anular toda capacidad coercitiva de las fuerzas gubernamentales.

Creemos, en este sentido, que para aunar estos esfuerzos y convertir las diferentes sensibilidades ideológicas en una fuerza común, en las circunstancias actuales no existe otro agente integrador mejor que el surgido del movimiento del 15M, cuyo ente formado por una serie de plataformas ciudadanistas al amparo de Democracia Real Ya, con un espíritu transformador y revolucionario, puede y debe aglutinar, como hasta ahora ha demostrado, a todas las opciones y elementos emancipadores de la clase trabajadora, trabajando juntos hasta donde cada cual quiera llegar. Creemos igualmente, que de momento, todos cabemos bajo el techo ideológico y los fines político sociales de este movimiento y, aunque insistimos en que debemos ser prudentes y estar vigilantes a la no injerencia ni asimilación por parte de ningún poder establecido que trate de desarticular su eficacia, actualmente goza del crédito suficiente y la capacitación necesaria para actuar con soberanía, tratando de dotarse de los órganos de participación, de decisión y de gestión, lo suficientemente democráticos como para mantener esa autonomía y ser la verdadera alternativa para la transformación social más inmediata.

Consideramos que es una labor de todas las formaciones políticas y sociales el garantizar esa independencia, fomentando la unión transversal, impidiendo de este modo, la capitalización del movimiento por parte de ningún grupo o corriente ideológica, sino marcar unas directrices conjuntas en la línea propuesta hasta ahora. Sin embargo, creemos que es imperioso y urgente, agilizar ya una contundencia en las acciones para que resulten lo suficientemente eficaces para permitirnos dar un paso al frente y poder ganar terreno a la oleada represiva ya que sino el movimiento será cercenado por la represión, la censura, la manipulación y la difamación.

Hay que recuperar la calle y las conciencias, hay que tocar de nuevo la tecla de la sugestión social para que la implicación y la decidida participación no sea flor de un día sino que cada día exista un estímulo y motivación suficiente que impulse y mantenga el activismo cotidiano en todos los rincones de nuestras calles y plazas. Y pensamos que aquí queda todavía camino por recorrer, que se pueden y se deben cubrir todos los rincones del planeta desde nuestro ámbito más local hasta una esfera verdaderamente mundial.

Es el momento, es el lugar.   Toma las Calles,  ¡¡Movilízate!!


CNT ZAMORA