ATENEOS LIBERTARIOS. ESCUELAS DEL BARRIO.

En este artículo voy a intentar explicar un poco en que consisten los ateneos Libertarios, de los cuales es probable que el lector conozca bastante pues no son ningún invento personal o algo nuevo, sino unos centros que han funcionado y continúan realizándolo desde hace muchos años, y por los cuales muchísima gente ha pasado.


1. DATOS HISTÓRICOS:
Sí es importante comenzar con una breve contextualización histórica, pues aunque hablar de tiempos lejanos suele terminar siendo aburrido, me parece importante tratarlo para poder comprender tanto términos como ideario básico del fenómeno histórico que supusieron los ateneos libertarios.
Me centraré en el caso español, por el tema de cercanía y por ser también el lugar del mundo donde con más efusividad se desarrollaron.
La palabra Ateneo etimológicamente proviene de la diosa griega de la sabiduría Atenea; siguiendo este término los Ateneos van a ser centros donde se difunda la cultura. En nuestro país, a partir de mediados del S.XIX: tanto la burguesía, como la clase trabajadora o las congregaciones religiosas van a crear sus propios Ateneos, en los cuales realizarán actividades culturales de acuerdo a sus necesidades.
En el caso de los Ateneos gestionados por las clases populares, recibían numerosos nombres dependiendo de la gente que actuaba en ellos o e perspectiva que se les deseaba dar así se denominaban como: Ateneos libertarios, populares, anarquistas, eclécticos, sindicalistas, neutros, racionalistas, obreros, Casas del pueblo, Universidades Populares, etc.
Muchos de estos centros culturales están desde sus inicios están fuertemente vinculados al anarcosindicalismo y pueden ser considerados como su rama cultural, uno de los fundadores de la CNT Anselmo Lorenzo insistía en que lo primero a hacer en los sindicatos de cada localidad era la creación de un Ateneo libertario.
A lo largo de las cuatro primeras décadas del S.XX los ateneos de carácter ácrata se multiplican, así como las personas que participan en ellos, en muchos se crean escuelas para los hijos de los trabajadores que incluyen métodos de la pedagogía más avanzada; algunas por su calidad y número de participantes constantes, han pasado a la historia de la educación como la Escuela Natura del Clot en Barcelona que funcionó hasta el final de la Guerra Civil.
Importante es señalar que los Ateneos libertarios nunca desearon recibir subvenciones o apoyo económico institucional, tenían sus propios locales o bien lugares habilitados para sus actividades en las sedes sindicales.
Se puede así asegurar que los ateneos libertarios fueron una verdadera Universidad popular para la clase obrera de todas las edades, donde va adquiriendo la formación cultural que le había sido negada por su condición social. Sirven también como lugar de encuentro entre las personas del barrio, donde la gente: debate, se conoce, crea vínculos de unión y plantea sus problemas a los demás.
Suponen también que por primera vez muchas mujeres trabajadoras encontraran un sitio donde en igual de condiciones que los hombres ir a aprender, y así fueron tomando contacto con el anarquismo. El éxito de los ateneos libertarios fue abrumador, creando una cultura obrera y solidaria que lamentablemente a día de hoy hemos perdido, pudiendo afirmarse que sustituyeron al Estado o a las órdenes religiosas en el papel de educador que en la actualidad todavía mantienen.
Las actividades que más se hacían en los ateneos anarquistas durante esos años eran: representaciones teatrales con grupos que muchas veces solían formarse en el ateneo, recitales poéticos, charlas y debates sobre diferentes temáticas ( algunas sí eran políticas y de agitación, pero otras había en las que se enseñaban contenidos de una manera neutral y sin intentar moralizar: así daban mucha importancia a la higiene como preventivo a las enfermedades, conocimiento de los métodos anticonceptivos y la sexualidad, o también sobre geografía, historia, y así un largo etcétera) o secciones excursionistas. Los Ateneos que tenían una escuela la mimaban además de asegurarse del pago a los maestros, solía haber clases de alfabetización para adultos por las noches, y una de las piezas claves de los Ateneos era que procuraban hacerse con una magnífica biblioteca, que en bastantes localidades era la mayor de la zona. Este fenómeno de difusión cultural está más que justificado, sólo es necesario pensar que en 1930 se calcula que entre 1/3 y ¼ de la población española era analfabeta. También lógicamente lo que hacían o podían hacer dependía mucho de unos Ateneos libertarios a otros. De esto eran conscientes y se solían ayudar entre unos y otros, promoviendo incluso diversos proyectos de Federación entre ateneos.
Para hacerse una idea de ese clima de unión y anhelo de transformación social entre la clase más desfavorecida, haciendo posible la existencia de una situación verdaderamente pre-revolucionaria. Por citar un ejemplo, en el año 1932 la CNT de Barcelona acuerda convocar una huelga de alquileres ante el aumento de los precios en productos de primera necesidad, que llevaba a muchas familias trabajadoras a la miseria. En los barrios obreros se dio la consigna de no pagar más a los caseros, ni las facturas de luz o de agua. Todo el mundo se puso manos a la obra, y cuando las compañías cortaban el suministro los compañeros del sindicato del Agua, Luz y Electricidad restablecían la conexión, si acudía la policía a realizar un desalojo los vecinos se organizaban en bloque y evitaban el desahucio. Así en muchos hogares de Barcelona se estuvo bastante tiempo sin pagar alquileres, se habían ganado el derecho a la vivienda, y esto fue aceptado por la misma burguesía. La mentalidad como se aprecia estaba a años luz que ahora.
Ese colectivismo y solidaridad se ha ido perdiendo poco a poco, y ahora vivimos en una sociedad verdaderamente individualista en la que prima el dinero y el ascenso social. Aun así, tras la muerte de Franco (que persiguió con saña todo lo que oliera a libertad), aparecen sobretodo en Cataluña, Valencia y Madrid numerosos ateneos libertarios; en ellos la función de alfabetizar al pueblo ya no es primordial como ocurría antes de terminar la guerra civil (pues la escolarización infantil abarca a la mayor parte de la población), pero sí observan que hay una serie de problemática social, urbanística, o laboral en los barrios que desde las asambleas de los Ateneos se puede tratar, muchas veces en colaboración con las Asociaciones de Vecinos o con el sindicato CNT-AIT. Así la gente vuelve a los Ateneos libertarios, resurgen como lugar de encuentro, de cultura y de combate. El sistema no fue tonto, y paulatinamente fue haciéndose con las AA.VV. hasta convertirlas en simples locales destinados al ocio; desprestigiando también las ideas anarquistas (decir que en plena Transición varios compañeros fueron asesinados por la Policía). En la clase trabajadora hubo una desmovilización total que nos llega hasta hoy. Esto se puede comprobar en que hemos pasado considerarnos como personas que necesitan de un salario para subsistir, es decir TRABAJADORES; a creernos ricos cuando lo único que poseemos es un sueldo, y además tenemos un nivel de gastos e hipotecas que en tiempos de crisis como ahora se ve que no se mantiene. Se cumple aquí la máxima de García Oliver: -El obrero si piensa como un burgués vivirá como un esclavo-.
He indicar claramente, que si ahora disfrutamos de una serie de garantías: sociales, laborales, sanitarias, educativas o de mejores infraestructuras en los barrios, todos esos avances se han conseguido gracias a la gente que luchó en los tajos, en los barrios y en la calle, pues las clases dirigentes no regalan nada, y a causa de la desmovilización que tenemos lamentablemente las estamos perdiendo paulatinamente.

      1. LOS ATENEOS LIBERTARIOS UNA HERRAMIENTA MUY VÁLIDA:
El ateneo libertario es una asociación cultural; pero la actualidad hay numerosos organismos (empresas, Cajas de ahorros, Universidad, Ayuntamientos, etc) que hacen múltiples actividades culturales. Y lógicamente los ateneos ácratas tienen unas CARACTERÍSTICAS, medios y finalidades bien diferenciados de estos.

    • En el funcionamiento del ateneo anarquista, todos los integrantes tienen igual de importancia en el momento de tomar una decisión, pues se gestionan por ASAMBLEA, y allí todos sus miembros pueden proponer, debatir o tomar acuerdos en igualdad de condiciones. Esto hace que lo aprobado en una asamblea nadie lo puede cambiar o modificar, por muy culto o inteligente que sea. En el caso de que se necesiten algunos cargos para el funcionamiento correcto (por ejemplo un tesorero o alguien responsable de la correspondencia), pueden ser revocables en cualquier momento y se limitan a coordinar sus tareas o lo que le indique la asamblea. Esta horizontalidad democrática en el modo de funcionar, es totalmente opuesta a la práctica totalidad de juntas o asociaciones culturales existentes, en las cuales suele haber 1 junta directiva que decide en nombre de quienes los votaron o elige bajo sus criterios exclusivos lo que se puede hacer y lo que no en su asociación.

    • Otra característica, también compartida por el resto de asociaciones anarquistas, pero que suele ser sorprendente para la mayoría de la gente de fuera, es la AUTOGESTIÓN en el terreno económico. Así el Ateneo funciona gracias a las aportaciones o cuotas de sus integrantes y afines, o por actividades que realiza en que hay ganancias (por ejemplo un comedor popular o una obra de teatro en la cual se cobró entrada). Esta manera de funcionar sin subvenciones estatales, ni patrocinios por parte de empresas o mecenas, garantiza la total independencia y autosuficiencia del ateneo libertario, además de tener un activismo acorde con sus capacidades (pues de nada sirve el dinero sino hay militancia). Por esto los Ateneos libertarios buscan tener sus propios locales: alquilando u okupando espacios, o realizando sus actividades en las sedes de CNT.

    • Por último, me gustaría decir que aunque la cultura y el ocio son claros rasgos del Ateneo Libertario (indicar lo contrario es mentir), hay que intentar que no quede en ser un simple lugar de entretenimiento, es importante buscar que se fomente una conciencia crítica y solidaria entre sus participantes llevando a cabo a un necesario debate sobre la transformación social de este mundo capitalista e injusto que ha de ser derrocado, en pos de una sociedad más libre, justa y más humana que será la anarquía. Sería intentar cumplir la premisa: “La cultura como medio para la emancipación del pueblo”.
      En los estatutos del ateneo han de recogerse claramente estos medios, acordes siempre con la finalidad. Así los ateneos tienen 3 funciones claras: 1º De difusión cultural y de promoción de las ideas libertarias, 2º Capacitar intelectual y socialmente a la propia militancia anarquista y 3º Luchar por la construcción del anarquismo.
Y continuando con las formas de ORGANIZACIÓN en los ateneos libertarios, cada uno es autónomo y diferente pues cada agrupación tiene: características particulares o posibilidades de acción, la gente que participa no es calcada de un sitio a otro, y teniendo en cuenta las necesidades del lugar (no es lo mismo actuar en un barrio madrileño que en un pueblo de Andalucía).
Aun así suele haber 2 modos básicos de organización:

      1. Uno sería el ateneo libertario que está constituido por compañeros a nivel individual. En estos hay una única asamblea de decisión en la cual asisten todos los ateneístas y allí se tratan todos los temas: de gestión, organización, problemas, actividades propuestas, tesorería, etc. Suelen ser estos ateneos pequeños en los que participan no muchas personas, es decir la mayoría a día de hoy.

      2. Una segunda opción, sería cuando el ateneo está constituido o incluye algunos colectivos específicos. Suele darse en lugares con bastante gente, o que haya personas muy interesadas en un tema. Así cada colectivo tiene sus propias asambleas aparte e incluso se puede financiar de manera autónoma, lo que no quita que haya asambleas junto al resto de grupos y personas para tratar determinados aspectos de funcionamiento o actividades concretas del ateneo. Los colectivos que suele haber: desde compañeros interesados en el senderismo que forman la sección excursionista, un grupo ecologista, o de teatro, un colectivo especializado en los debates, o en las manualidades, etc. Esta históricamente era la forma organizativa más común del ateneísmo ácrata.
Y sólo con esta manera de funcionar y organizarse, el Ateneo libertario se convierte en un buen lugar de aprendizaje anárquico para los que participan, se está practicando: la solidaridad, la unión, el saber escuchar y esfuerzo por expresarse (cualidades muy importantes a las cuales hay que prestar mucha atención), el respeto hacia tus compañeros, la lucha, el compartir tareas comunes y vivencias; es decir comenzar a ser responsable de tu vida y no simple decorado como lo somos en la mayoría de las situaciones de la sociedad capitalista.
Otro aspecto a tener en cuenta en los Ateneos, es la gente que participa o se intenta que participe en ellos, y esta tendría que ser el conjunto de la gente del barrio, pueblo o localidad donde se asiente, es decir la clase trabajadora. El Ateneo busca llegar a la sociedad, y no convertirse en un grupo de amigos, aislado de la problemática del lugar donde está ubicado. Así la gente que por primera vez se acerca al Ateneo no tiene porque ser anarquista, ni llegar habiéndose leído las obras completas de Bakunin. Pues serán la propia dinámica del ateneo, y el contacto con compañeros que sí son anarquistas y que participan junto a él en las actividades, lo que haga interesar a los nuevos participantes en el anarquismo. Igualmente el Ateneo no es, ni debe convertirse en un grupo de afinidad, pues en él habrá múltiples y distantes opiniones, y de todas (o casi todas) se puede aprender algo, siendo esta mezcla de ideas y acciones lo que hace del Ateneo un lugar verdaderamente: anárquico, abierto y no sectario. Todo este funcionamiento y composición idílica que he indicado no siempre sale adelante, pues como sabemos entre otros muchos factores, actualmente el asociacionismo es muy bajo, pero es hacia donde hay que encaminar los esfuerzos del ateneísmo libertario, pues sino desde mi punto de vista se está trabajando desacertadamente.
En los ateneos libertarios no deben de acostumbrarse a “poner puertas al campo” e intentar así ofertar un amplio abanico de posibilidades en medida de la demanda y decisiones acordadas. Igualmente, y sobre esto creo que deberíamos ser receptivos, pueden ser lugares donde se traten problemáticas comunes de la gente del barrio, ya que a día de hoy existen pocos lugares “dinámicos” donde se pueda hacer esto.
El modo de funcionar y finalidades de los ateneos libertarios se aprecian también en otros sitios. Con esta gente que en mayor o menor medida ya parten de una conciencia o dinámica antiautoritaria deben interactuar los ateneos libertarios, estableciendo redes de unión, haciéndoles participar en el proyecto y llegar las ideas anarquistas. Por citar algunos ejemplos, desde: redes de economía participativa, ocupaciones libertarias, asociacionismo agroecológico, centros sociales autogestionados, grupos de pedagogía radical, ciertas asociaciones juveniles y culturales, asambleas vecinales o de grupos sociales desfavorecidos, bibliotecas ácratas, o lógicamente el propio movimiento libertario. En mi opinión sería importante hacerles comprender que el ateneísmo ácrata no es un fin en sí mismo, sino un medio anárquico adecuado para luchar por el cambio social.

3. NO CONCLUSIONES:
Para terminar señalar que no voy a hacer una conclusión final, a lo largo del artículo me he ido posicionando activamente en varios aspectos y fomentando un debate que considero necesario. Nunca me ha gustado sentenciar y menos en un campo como son los ateneos libertarios, los cuales cada uno son un mundo y debe ser la gente que acude a ellos quien debe decir como orientarlos en función de las necesidades y posibilidades que observe. Tenemos que partir prácticamente de cero, el camino es largo pero es imprescindible empezar a caminar. Nos vemos en los ateneos libertarios.

  1. BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA:

  • CUADERNOS DE PEDAGOGÍA (revista). En nº 341 (diciembre 2004) monográfico sobre “educación alternativa”; y en nº 351 (noviembre 2005) sobre “las cooperativas de enseñanza”.

  • CUEVAS NOA, Francisco José: “Anarquismo y educación”. Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, Madrid, 2003.

  • ENCICLOPEDIA VIRTUAL WIKIPEDIA: Artículo que definía a los Ateneos libertarios hasta fechas recientes, pues ha sido muy mal sustituido por otro peor.

  • FEDERACION LOCAL DE SEVILLA DE CNT-AIT: “Anarcosindicalismo básico”. Edita la propia F.L., Sevilla, 2001.

  • MILLÁN, Pako: “Ateneos Libertarios”. Periódico Solidaridad Obrera, especial centenario CNT.

  • NOJA RUIZ, Higinio: “La armonía o la escuela en el campo (Alginet, 1923)”. Editorial Virus, Barcelona, 1996.

  • PEIRATS, José: “La CNT en la Revolución Española” (3 vol.). Ediciones Madre Tierra, Móstoles, 1988.

  • REBOLLO, Abel: “La Barcelona rebelde” . Editorial Octaedro, Barcelona, 2003.

  • RIBAS, José: “Los 70 a destajo. Ajoblanco y libertad”. Ediciones RBA, Barcelona, 2007.

  • SOLÁ , Pere: “Las escuelas racionalistas en Cataluña (1909-1939)”. Ediciones Tusquets, Barcelona, 1976.

  • SALANOVA, Juan: “La Escuela rural: Mesones de Isuela, una experiencia en libertad”. Editorial Zero-Zyx, Madrid, 1983.

  • TIERRA Y LIBERTAD (periódico anarquista de la FAI). Monográfico sobre “pedagogía libertaria” de Agosto de 2009 (nº 253), elaborado por Ana Sigüenza.

  • TIERRA Y LIBERTAD: En el nº 257 (diciembre de 2009). Artículo titulado “Los ateneos libertarios (escuelas de la anarquía)” realizado por Pascual (en las páginas 14 y 15).

  • TOMASSI, Tina: “Breviario del pensamiento educativo libertario”. Ediciones Madre Tierra, Madrid, 1988.

  • VV.AA.: “Vivir la utopía” y “¡Viva la Escuela Moderna!” (DOCUMENTALES), producidos por TVE 2. Se pueden descargar fácilmente de internet.

  • ZAMBRANA, Joan: “La alternativa libertaria. Catalunya 1976-1979”. Ediciones Fet a má, Barcelona, 2000. (Extraído de la web http://www.cedall.org/).
CARLOS (Colabora en el Ateneo Anarquista "Pueblo" de Zamora)
(Artículo elaborado a partir de la charla impartida en la Primavera Libertaria de Salamanca, el 21 de abril de 2010).