Bakunin: el anarquismo y la revolución


En este año 2014 celebramos y conmemoramos el 200 aniversario del nacimiento de Mijail Alexandrovich Bakunin. Y no podía ser menos que el órgano de la Confederación Nacional del Trabajo no hiciese un ejercicio de memoria de lo que significó la figura del anarquista ruso nacido en Premujino el 30 de mayo de 1814.
Julián Vadillo | Periódico CNT
Ilustración: Kiko Makarro

Bakunin no solo ha pasado a la historia como el impulsor e ideólogo del anarquismo internacional organizado. Bakunin fue una personalidad influyente y trascendental en la época que le tocó vivir. Un revolucionario entre revoluciones. Un agitador en un mundo que cambiaba de fisionomía, que veía nacer los movimientos obreros y las posibilidades de transformación social hacía modelos alejados de la lógica capitalista que se iba a imponiendo.
Un gran organizador
Lejos de la visión que algunos historiadores han legado de Bakunin presentándolo como una personalidad desordenada, el anarquista ruso fue un perfecto lector de la sociedad de su momento. Un polemista brillante y un gran organizador. Puede que su producción literaria y filosófica no fuese muy depurada. Es una de las cuestiones que le achacan en su comparación con Marx. Pero la filosofía bakuninista tiene una fuerte carta de pragmatismo que hace que la lectura de sus obras nos acerque a los que fue el siglo XIX europeo, los debates que se dirimían y la actualidad que muchos de sus análisis guarda con la actualidad.
Bakunin fue un estudioso de la filosofía de su tiempo. Estudio a Kant, a Hegel, a Feuerbach, etc. Conoció e intercambió opiniones en persona con Marx, Engels o Proudhon. Con esté último trabó una gran amistad. Los conocimientos hegelianos de Proudhon provienen de las traducciones que en vivo le hacía el propio Bakunin su casa. Bakunin, que conocía varios idiomas, traducía por las noches párrafos de Hegel al francés para que Proudhon conociera en la lengua de orígen al filósofo alemán. A pesar de la admiración que profesó por Marx, la relación estaba condenada a la confrontación. Y así se ejemplificó a lo largo de sus vidas. Marx reconocía méritos a Bakunin pero calumniaba sobre la figura del ruso. Bakunin respondía defendiéndose aunque reconocía la obra de Marx y la traducía al ruso. Pero incluso la defensa a Bakunin la ejercían otras personalidades de la época como George Sand.

Hombre de acción
Bakunin participó de numerosos proyectos. Fue protagonista de procesos revolucionarios como los de 1848, el de 1849 en Dresde (junto al músico Richard Wagner) o el de septiembre de 1870 en Lyon. Toda esta actividad le conllevó persecución, cárcel y exilios. Su extradición a la Rusia zarista significó en internamiento en una de las cárceles más terribles, la fortaleza de Pedro y Pablo en San Petersburgo, y su deportación a Siberia, de donde logró evadirse. En sus periplos conoció países como Suecia, Noruega, Japón, Panamá, Estados Unidos, etc.

El internacionailsmo: la AIT
Pero una de las aportaciones más trascendentales de Bakunin es un su visión de organización del movimiento obrero internacional que marcará el devenir del mismo para las siguientes décadas. Y en España esa influencia es más que evidente. Esto convierte a Bakunin en una de las figuras clave de la historia contemporánea. Ese debate que mantiene en el seno de la AIT con las posturas autoritarias marcó la historia del movimiento obrero.
Cuando el 1 de julio de 1876 fallecía Bakunin ya se había convertido en uno de los grandes revolucionarios de la historia contemporánea, así como el mejor impulsor del anarquismo a nivel internacional. Y 200 años después de su nacimiento continúa siéndolo.
En este número especial sobre la figura de Bakunin hemos querido remarcar algunos aspectos fundamentales de su figura, enmarcando la vida del personaje en el contexto histórico del momento y en las influencias que generó.

Autores y temas
José Luis Gutierrez Molina, autor de numerosos libros y artículos sobre la historia del anarquismo en España y biógrafo de personajes fundamentales en la historia del anarcosindicalismo como Valeriano Orobón Fernández, nos acerca con su artículo a lo que significó el debate en el seno de la AIT entre Marx y Bakunin. Algo fundamental para entender el devenir del obrerismo en los años posteriores.
Carlos Márquez nos acerca a la influencia de Bakunin en la Internacional en España partiendo de un análisis por una parte historiográfico del tratamiento del acontecimiento como, por otra, de un análisis de las aportaciones de Bakunin y que recoge el obrerismo español.
Una de esas aportaciones es el colectivismo. Y ahí es donde se enmarca el artículo de Aleix Romero. Un repaso a esa influencia colectivista en el devenir del movimiento libertario español que será una de las señas de identidad del mismo.
Para los dos últimos artículos dejamos dos temas que forman parte del corpus ideológico de Bakunin y del anarquismo en general. El primero la pedagogía. Una faceta menos trabajada en los estudios sobre Bakunin pero que Ana Sigüenza nos desentraña y nos pone en primer valor. Y no hay que olvidar que para los anarquistas la educación es la base fundamental. Por otra parte Julio Reyero nos acerca a tres cuestiones básicas en el pensamiento bakuninista, que fue objeto del análisis y crítica por el anarquista ruso. El nacionalismo, que en aquel momento atenazaba los debates de Europa, el Estado como elemento de opresión al individuo, y la religión como aparato de coacción a las masas. La repuesta bakuninista fue internacionalismo, antiestatismo y ateismo, pilares del anarquismo internacional.
Han quedado en el tintero muchas cuestiones de Bakunin. Imposible abarcarlas en unas pocas hojas de periódico. Quizá habría que ir pensando en realizar una obra sobre lo que fue, significó y significa hoy día la figura de Mijail Alexandrovich Bakunin.


http://www.cnt.es/noticias/bakunin-el-anarquismo-y-la-revoluci%C3%B3n