No a la violencia estatal contra los manifestantes

De igual manera denuncia la brutalidad desplegada contra las movilizaciones del fin de semana, la decisión tomada por la Junta electoral de prohibición de manifestarse y se solidariza con los detenidos. La Confederación condena el desalojo de la acampada en la Puerta del Sol realizado la noche de ayer por parte de la policía.

Si en el comunicado contra la intervención militar en Libia, publicado en marzo, la CNT llamaba a seguir el ejemplo de las clases populares del mundo árabe, que estaban demostrando la posibilidad de enfrentarse a regímenes y realidades que se pensaban inamovibles, ahora observamos que algo se empieza a mover en la sociedad de este país. Las movilizaciones del pasado fin de semana, aun con las contradicciones que se puedan observar, son un ejemplo de ello.

De la misma manera, la actuación policial demuestra que a este lado del Mediterráneo, tan cacareádamente democrático, la respuesta estatal es en el fondo muy similar a la de ciertos regímenes autoritarios: la de la violencia contra quienes pacíficamente expresan su hartazgo frente a un sistema egoísta, un capitalismo y una banca inhumanos y una clase política corrupta que sólo mira hacia su propio ombligo. Una represión que pretende, además, desautorizar las movilizaciones con el único fin de criminalizarlas, dándose la paradoja de que movilizaciones que en otros lugares se habían considerado como pasos hacia la libertad aquí son denostadas como actitudes "radicales y antisociales".

Por tanto, desde la CNT, condenamos la brutalidad policial contra los manifestantes, el desalojo de la acampada en la Puerta del Sol y nos solidarizarnos con los detenidos a la vez que exigimos su inmediata libertad.

Finalmente hacemos un llamamiento a salir a la calle a denunciar este sistema irracional y a transformarlo radicalmente, sí, de raíz... desde la solidaridad, el apoyo mutuo, la acción directa y la autogestión.

Esperemos que las protestas se encaucen hacia postulados libertarios, y no caigan en la creación de nuevos partidos políticos, desencantos o confianza en lo "inconfiable" del sistema.

Combatamos toda autoridad. El pueblo unido funciona sin partidos. La lucha está en la calle y no el parlamento. Unión, acción y autogestión.

17 de mayo de 2011

Secretariado Permanente del Comité Confederal de CNT